El mesotelioma maligno es una malignidad rara, agresiva y altamente resistente que ocurre en la delgada capa de tejido conocida como mesotelioma, que cubre la mayoría de los órganos internos como los pulmones, la cavidad peritoneal, el corazón e incluso los testículos.

El mesotelioma pleural maligno es el tipo más común y representa alrededor del 80% de los casos. Cerca de 3,200 casos nuevos de mesotelioma pleural son diagnosticados anualmente en los Estados Unidos. En la Unión Europea, según datos extraídos de la base de datos europea de Incidencia y Mortalidad del Cáncer (EUROCIM), sólo la incidencia de mesotelioma pleural es de unos 20 casos por millón de habitantes con una gran variación entre países. 

Un cáncer relacionado con el asbestos

Todas las formas de mesotelioma son causadas principalmente por la inhalación de fibras de asbesto, siendo más comúnmente diagnosticadas en individuos que trabajaron con el mineral en un ambiente industrial. 

Cuando se inhalan fibras microscópicas de asbesto, se alojan en la pleura, el abdomen o el corazón que rodea el tejido. Después de muchos años, estas fibras pueden causar cambios genéticos que crean células cancerosas.


Período de incidencia y latencia

El mesotelioma representa menos del 1% de todos los cánceres. Sin embargo, su incidencia está aumentando a una tasa de crecimiento anual del 4,5% y con una tasa de mortalidad de 4,9 por millón de personas (unas 107.000 muertes anuales en el período 1994-2008).

En los países de la Unión Europea, el amianto fue finalmente prohibido en enero de 2005. Sin embargo, dado que el período medio de latencia entre la exposición al amianto y la aparición de la enfermedad es de 44,6 años, se espera un pico de incidencia más allá de 2020 en la mayoría de los países de la UE. Por lo tanto, seguirá existiendo la necesidad urgente de mejorar el tratamiento en las próximas décadas.

Tratamiento

Con una historia natural de siete a nueve meses si no se trata y menos del 5% de supervivencia a cinco años, hay un amplio margen para la mejora terapéutica. El tratamiento actual de trimodalidad para la enfermedad en estadio temprano con cirugía, quimioterapia y radiación es potencialmente curativo. Desafortunadamente, la mayoría de los pacientes (90%) están demasiado enfermos para someterse a una cirugía agresiva o son diagnosticados con enfermedad avanzada, donde la quimioterapia sigue siendo la opción terapéutica más común.

El tratamiento estándar de primera línea es la combinación de pemetrexed y cisplatino, que tiene una eficacia limitada y viene con efectos secundarios severos. La comprensión de la compleja biología del tumor en los últimos diez años ha dado lugar a nuevas dianas farmacológicas y se han llevado a cabo varios ensayos clínicos con fármacos específicos existentes y nuevos. Sin embargo, sólo se han logrado mejoras modestas en el tratamiento.  Las inmunoterapias que han revolucionado el tratamiento del cáncer, representan una nueva esperanza, aunque todavía no han mostrado un beneficio suficiente en la supervivencia global como monoterapia y se están desarrollando actualmente en combinación con el estándar de atención. La búsqueda de un tratamiento o cura mejorados sigue abierta.


NAX035, un innovador derivado de la berberina, ha demostrado su eficacia como agente antitumoral con buenos datos preliminares de farmacocinética, toxicidad y seguridad cuando se administra como terapia oral para el tratamiento del mesotelioma maligno.  Se espera que las actividades de BERMES (derivado de BERberina para el tratamiento del mesotelioma) cierren la brecha traslacional (valle de la muerte) al llevar el producto hasta el desarrollo clínico.